domingo, 20 de enero de 2008

Fotos: a 24 horas de la huelga de buhoneros.





















En todas partes hay gente mala y buena.

Cuando decimos que se jodan o bien hecho, estamos haciendo lo mismo que hacen los chavistas cuando por ejemplo se expresan de los presos y dicen igual, bien hecho.

Si no cambiamos nosotros internamente, será muy difícil cambiar al país.


Fotos: a 24 horas de la huelga de buhoneros, 18/01/08


Han pasado 24 horas de la huelga que iniciaron los buhoneros en la Plaza del Venezolano.

Globovisión fue recibido con mucho respeto, por los buhoneros y presentes, guardaban silencio mientras ellos hacían su trabajo. Nadie se metió con ellos, raro, porque siempre, sobre todo en el centro, salía algún rojito a decirles golpistas y todas esas cosas conocidas. Pero hoy, increíble, todos escuchaban con atención.

Recordaba tiempo atrás cuando, no todos, pero algunos de ellos atacaban o se burlaban, al pasar las marchas por el centro de Caracas.

Hoy fue diferente y lo que me agradó fue cuando terminó la grabación y las entrevistas, todos aplaudieron con fuerza a Globovisión, ya que ningún medio del Estado se ha presentado.

Decían algunos: dónde está el canal de todos los venezolanos??, dónde está el canal 8??

Creo que comienzan a entender que los medios son necesarios para todos, no para un grupo determinado y que su función es informar, denunciar.

Los comentarios son diversos, pero bien contundentes. No quieren a Freddy Bernal, porque dicen que fueron tratados como animales. Ellos están de acuerdo en dejar las calles, pero requieren un lugar donde trabajar.

Una señora me dijo: yo parí a mi hija en esa esquina, al lado del carrito de helados, ayer me querían quitar mi carrito. Otras decían, nosotros somos seres humanos, no tenemos cesta tickets, ni sueldo, solo ganamos lo que vendemos y tenemos 15 días sin trabajar, tenemos hijos, somos madres solteras.

Dan plazos, pero expresan que si no les dan respuestas, ellos van a seguir en las calles reclamando sus derechos, que si Freddy es bravo, ellos serán más, que no se equivoque.

Comentarios de la gente que se acercaba: “ y el Presidente regalando el dinero a otros países “; “ aquí lo que hay es miseria “; “ hace años prometieron la construcción de Centros Comerciales y nada “.

Realmente la gente molesta por esta situación que pasan estos venezolanos, todos se hacían solidarios a la protesta, que se debe presionar al Gobierno para que les den respuesta.

Esperemos a ver como les solucionan el problema a estos venezolanos.

En Plaza Caracas, ya no hay buhoneros, pero hay algo que no se puede expresar mejor, sino con una imagen.

1 comentario:

Libertad de Expresion dijo...

Pienso lo mismo que tu,aunque no soy venezolano tengo un blog para Venezuela en el que también publique una noticia sobre este tema y alguien me comento que eran esos mismos los delincuentes,ya se que muchos de estos buhoneros han atacado a la oposición en sus marchas,que en su mayoría apoya el chavismo,que algunos apoyan a los malandros y especulan con las mercancías,pero también en su mayoría son venezolanos que han sido engañados por este régimen y hoy que vienen abriendo los ojos como los del 23 de enero,hay que apoyarlos y reconocer que tienen derecho a reclamar y protestar,ya que este gobierno debería,si quiere dejar de apoyarlos como venia haciendo,es crearles puestos de trabajos dignos y no reprimirlos usando la violencia policial como se ha visto en algunos casos o abandonandolos a su suerte luego de obligarlos a dejar sus puestos donde se ganaban la vida para ellos y sus familias,realmente me duele porque son gente que han sido usadas para beneficio electoral,con promesas falsas,siendo victimas también de un régimen criminal y hipócrita que gracias a Dios cada día comete mas errores que le van costando la repulsa de sus mismos partidarios.

Sigo tus notas en ND,pero fue hoy que me percate que tenias un blog,pondré un link en el mio ya que conozco del buen trabajo que realizas y mereces todo el apoyo para que todos conozcan la realidad que reflejas de forma muy clara.

Saludos y muchos éxitos


Frank A. Caner