martes, 30 de enero de 2007

Una buhonera, una historia, una mujer ejemplar...




































Deseo compartir con ustedes una historia de vida ejemplar, real, verídica, de una mujer que tengo el placer de conocer y admirar. Dicha historia involucra todos los temas de actualidad, como son: la buhonería, la pobreza, el maltrato, el trabajo con esfuerzo, las clases sociales, el amor, la política, la humildad y hasta el problema de la CANTV.

Esta historia tiene la finalidad de aportar a todos ustedes, foristas y lectores de ésta página, un poco de amor a nuestros semejantes, que no todos tuvieron las mismas oportunidades, que se pierde, solo el que quiere y progresa el que tiene la voluntad de salir adelante a pesar de los obstáculos, con trabajo y esfuerzo, que no todos somos iguales, que no debemos generalizar cuando nos referimos a un grupo de la sociedad, porque herimos a los que no lo merecen y un ejemplo, en este caso, una buhonera, porque aunque ustedes no me crean, esta mujer, con 3er grado de primaria, me obsequió una lección de vida, que nunca olvidaré.

Las clases pudientes y otros sectores de la sociedad piensan que todo aquel que nació y vive en un cerro es marginal, ignorante y carente de valores. Cuando desde la ventana de nuestras casas y apartamentos observamos las luces en las montañas tapizadas de pobreza y miseria, nos expresamos con desprecio colectivo y no llegamos a entender que existen diferencias y excepciones, gente valiosa, que resalta entre las espinas, con méritos propios, venezolanos dignos, a los cuales debemos respetar y aceptar como hermanos que somos.
Con la autorización de ella, a quien llamaré Carmen Cruz, comienzo a relatar su historia, desde un lugar de Catia.
P.D: Después de culminar de contarles el relato, postearé unas fotos de barrios ubicados en Catia y otras zonas populares.


Cita:
I

Carmen Cruz, recuerda como madre a una mujer que la crió, quien nunca le demostró afecto, la maltrataba, no la quería y la tenía todo el tiempo como cachifa. Hasta que un día llegó una persona a contarle toda la verdad.
La madre de Carmen , murió al ella nacer y poco tiempo después, asesinaron a su padre.
Al fin comprendió que esa señora no era su madre y la razón del maltrato.
Vivía en San Cristóbal y después de los acontecimientos, a los 19 años, una noche se escapó y se fue hasta la capital, Caracas.

Carmen llegó a la ciudad con sus alpargatas, con Bs. 7.000,00 y logró quedarse en un hotel de Plaza Venezuela e inmediatamente consiguió empleo como camarera.
( cuenta ella que lloró cuando tuvo que usar zapatos, porque siempre había usado sus alpargatas…)
Carmen Cruz arrancó su vida con 7 mil bolívares, nada más tenía. Luego de trabajar en el hotel, se mudó para otro sector de Plan de Manzano. Buscó empleo en una fábrica de zapatos, aprendió a coser y otros oficios más, allí duró 17 años. Es una experta en costura, hace maravillas con las manos, pero debido a los excesos en el trabajo, no pudo hacerlo más, porque los médicos le indicaron que podría quedar ciega.

Con los dos millones que le dieron, se compró una cama y un televisor, se mudó a otra casa y vivía alquilada. Comenzó a conocer gente, trabajaba en casas de familia, limpiando y lo hacía tan bien, acompañada de su temperamento cordial y diligente, hizo que la llamaran de muchos lugares. Nunca decía un no al trabajo, todos los días, no paraba.

II

Hasta que conoció a un individuo y dejó el trabajo, suponiendo que ya podía mantener más tranquilidad en el ritmo de vida. Pero todo fue peor.
Nació su hija, un regalo de Dios, dice Carmen siempre. El tipo comenzó a maltratarla y la amenazaba diciéndole que tenía que calársela, porque sin él no era nadie. Trató de quitarle a la niña, intentó golpearla y Carmen luchó por su hija, con ayuda de abogados y con un añito que tenía la pequeña, botó al personaje de la casa.

Sola en el mundo, con la niña, salió adelante, trabajó vendiendo como buhonera, además de continuar limpiando en casas de familia.
Carmen siempre muestra una sonrisa en su rostro, no se queja, pasó trabajo, pero está agradecida con el trato recibido en Caracas, empleo había en todos lados, muchas empresas daban oportunidad y era fácil emplearse. Las señoras a las cuales le trabajaba de manera particular, le regalaban muchas cosas y la trataban con respeto, no había odio, sino aprecio al trabajo realizado. Es muy creyente, dice que Dios, jamás la abandonó.

Vivió en un rancho, que cuando llovía se le mojaba la niña, habían cucarachas y ratas, era horrible.
Consiguió empleo en la Cocacola, lavando botellas, allí duró 4 años, porque accidentalmente se dañó un tendón de un dedo de la mano, estuvo de reposo, la compañía corrió con todos los gastos, atención excelente, pero al final, tuvo que retirarse.

Le entregaron 10 millones, con lo que se compró una casa. Continuó trabajando duro.
Me dice: me compré un cel, riendo, y la gente me llamaba para limpiar, en sitios diferentes.


III


Y así crió a su hija, con todos los sacrificios del mundo.
La niña se graduó de bachiller. Inmediatamente comenzó un curso en el INCE y al mes, ya estaba trabajando en la famosa hoy, CANTV. Carmen no podía creer que su hija estaba trabajando, cobrando un sueldo y cesta ticket. Repite una y otra vez lo agradecida que está con Dios, porque la vida la ha tratado bien.

Su hija trabaja en CANTV y también estudia de noche en la universidad, mientras Carmen trabaja y trabaja, vende como buhonera y limpiando a donde la llamen, para así, pagarle los estudios a su hija.

Y la niña salió como la madre, en diciembre la empresa CANTV, le dio 2 millones y mientras cualquier otro jóven lo hubiese gastado en ropa o rumba, ella, por el problema de la CANTV, que no saben que pasará, canceló varios meses de universidad por precaución, si quedara desempleada y tener tiempo de buscar otro empleo.
El sueño de la muchacha es comprarse un carro y mudarse de Catia, estoy convencida, que lo lograrán.


IV


Le pregunté si alguna vez fue chavista y me respondió, NUNCA. En el 98, un amigo llanero le decía que Chávez, lo que era es: UN PISTOLERO y haría gran daño al país, desde ese entonces le agarró medio rabia. En el barrio donde vive actualmente, la llaman la escualida y ella va siempre con su cara de frente, sin temor.

Durante la campaña, su hija quería poner un afiche de Rosales en la ventana, pero no lo hicieron porque les iban a partir los vidrios. Carmen le decía a su hija, no importa, total, aquí todos vamos a votar por Rosales, déjalos quietos.
En la noche del 3D, vinieron los chavistas a gritar y pitar frente a su casa y ellos se quedaron calladitos, aguantando la burla y el escándalo.
Hoy, después de las medidas del tipo iniciando el año, son ellos los callados, me dice Carmen: “ ahora son ellos quienes tienen la lengua en el culo, sobre todo los buhoneros ..” Y la cosa en el barrio tiende a cambiar muy notablemente, por supuesto, continúan grupos radicales amantes del innombrable.

Me dice también, aquí hay mucho escuálido, aunque no crean, la gente que quiere cambio y despierta, va en aumento. ( muchos camisas rojas, durante la pasada campaña, tenían su tarjeta Mi Negra, porsia….)

Carmen Cruz es una mujer honrada, detesta la mentira, no tiene odios, muy pobremente salió a luchar, sin quitarle nada a nadie.
Ella no bebe licor, por tanto, mientras otros andan rascados y esperando que el gobierno les regale una bolsa de comida, ella trabaja y trabaja. Dice que hay gente muy floja, acostumbrada a no mover un dedo para mejorar en la vida, les gusta vivir miserables, con tal tengan para una cerveza.

En una oportunidad se compró un carro de perros calientes, en esa época, las cosas eran diferentes a hoy, ya que ahora no hay higiene, quien supervise y hacen los que le da la gana. A ella le exigieron hacer un curso de manipulación de alimentos en Sanidad, le pedían cualquier cantidad de permisos, total, que le fue mal con el carro. Dice: “ hoy perdí, mañana ganaré…” Continuó en la buhonería y limpiando casas.

V


Como buhonera en diciembre pasado vendió 5 millones de bolívares, con lo cual pagó cosas pendientes y le compró una computadora a la muchacha y me dice esto con un orgullo y alegría…hasta Internet le puse… 

Carmen Cruz actualmente trabaja en una empresa privada como mantenimiento, de lunes a viernes, porque ella necesita seguridad social y llegar a la vejez con algo que le permita vivir en paz. Y los fines de semana se encarga del puesto que tiene, vendiendo ropita y trajes de baño.

A parte de todo, ella tiene en su casa, a una muchacha que se le pegó desde los 16 años, al igual que ella, estaba sola y sin familia, la ayudó a estudiar y hoy tiene un hijo que ella bautizó y lo tiene como otro miembro más de la familia. Le entregó el amor, que a ella la vida le negó.

Una mujer sin un ápice de resentimiento, todo lo contrario, bondadosa, alegre, ella no entiende el odio actual, no sabe de lucha de clases, porque esas clases altas y medias, le dieron la oportunidad de trabajar y tener hoy su casa propia que arregla con su esfuerzo particular. No se queja de nada. Lo que le preocupa mucho, es la inseguridad en que se encuentran.

Carmen me cuenta que la buhonería ha crecido porque las empresas han cerrado. Dice que hay mucho flojo mantenido y que venden cualquier cosa, con tal les alcance de echarse los tragos. Pero ella aprovecha los espacios que otros dejan. El 01 de enero, mientras la mayoría andaba ebrio o pasando el ratón, ella trabajó y vendió 300 mil bolívares y contenta le dio gracias a Dios por empezar el año de esa manera, además que la llamaron de otros sitios para matar unos tigritos, limpiando, trabajo y más trabajo, ella solo agradece.

Carmen Cruz como les dije, estudió hasta 3er grado, en el campo, pero bastante diferente a la educación actual, lo poco que le enseñaron, fue a punta de reglazos. Será buhonera, pero en matemáticas no le gana nadie.

Carmen no se explica por qué tanta maldad y odios, ella es muy católica y siempre los domingos, asiste a su iglesia, para dar gracias por todo lo que tiene.
La gente es muy floja, ella no sabía hacer nada, pero se empeñó en aprender. Dice haber trabajado de todo, menos de puta.

Mujer luchadora, que venció muchos obstáculos, contra viento y marea, sin familia, no desvió su camino. Y no se cansa, trabajo que le piden, trabajo que acepta.

Culmino este relato diciendo que esta mujer le encantó contarme su vida y me invitó a subir al barrio, ella quería que yo viera en qué condiciones viven algunos, como son los barrios, bien adentro y bien arriba. Me dice riendo: “ Si estoy con usted, estoy ayudando a salvar a Venezuela “…jeje.

Fin…por los momentos.

A continuación, fotos tomadas en barrios de Catia, Gramoven y Los Magallanes.

29/01/07

Continuando con la historia de Carmen Cruz, las circunstancias han cambiado el rumbo de este relato, ya que ella quiere ser partícipe y desea involucrarse además, con los problemas del país, al menos acercándome a la gente del barrio y colaborando con transmitir un mensaje de esperanza, así como también, hablarles claro, de lo que hoy pasa, la gravedad de nuestro hoy y la buena noticia es que esta gente está alborotada y le dice a ella, si, muéstrale y diles que no estamos de acuerdo con el tipo.

En el trayecto, conversandito, le pregunté: sabes lo que pasó el día de ayer con el teniente coronel?, lo de la ley habilitante??, me dice, no. Le explico y me dice, no puede ser, dictadura??, se angustió mucho y preocupada, se interesó en mis planteamientos, Les digo amigos foristas, que la cosa no es fácil, muchos no leen prensa por estar dedicados al trabajo, pero solo hace falta, prender un fósforo. Ella me dice, los mercados que instalaron durante la campaña, desaparecieron, no se consiguen muchos productos, no están regalando bolsas de comida y los artículos que compran los buhoneros aumentaron considerablemente.

Puedo decir, que se ha convertido en mi aliada, ella me muestra los barrios y me explica lo que allí sucede, mientras yo le entrego las herramientas para que entre todos, poner manos a la obra. Mucho trabajo que hacer, de grano en grano se construye una torre, hasta sembrar algo diferente al monte ideológico y hacer renacer la esperanza en esos barrios, abandonados por la oposición.

Sin embargo, la semilla está allí, solo hay que regarla y guiarla, señores, comienza un despertar, lo estoy viviendo y se de que les hablo. Tenemos,…es nuestro deber ayudarlos, si es que queremos salir de esta desgracia roja.

Estoy bien animada, porque la materia prima existe, solo falta moldearla, a pesar de todo lo malo que ocurre y está por suceder en nuestra Venezuela, no puede haber lugar para el desánimo, la labor se hace en la calle y como les dije anteriormente, existe gente trabajando en ese sentido. Con pinzas, poco a poco, lo relevante es, comunicarnos.

En el barrio ya, tienen Internet y estamos conectados para mostrar la realidad del socialismo XXI. La gente se reúne, chavistas y opositores, debaten la situación actual, muchos chavistas no están de acuerdo con el cierre de RCTV, dicen que el tipo, se está volviendo loco, sienten que las cosas que ven, no les gustan y cuando salen las opiniones entre todos, al final quedan callados, porque saben, que algo no está bien. Poco a poco se llena el vaso.

Este barrio que les muestro hoy, se llama San Pastor, ubicado en Catia. Me dice Carmen, este sector es escuálido. Jeje..

2 comentarios:

Bombón dijo...

Hola, Ovario, tiempo sin hablarte aunque siempre estoy pendiente de tus excelentes posts; y ahora que descubro tu blog.
Excelente, amiga!
Como siempre te he dicho, te admiro enormemente for tu valentía, tu fuerza, y tu optimismo, pero especialmente por ese corazón gigante y tan humano que Dios te dio. Cuidate mucho y quiera Dios que pronto, sino nosotras, nuestros hijos puedan ver realidad la patria libre y próspera que tanto soñamos.
Un abrazo y que Dios te bendiga,
Bombón

Ovario dijo...

Gracias Bombom, siempre hacia adelante..!!
Un abrazo.